La formulación natural es un acto creativo. Laboratorio abierto.

Formular es un acto creativo. En la formulación natural, basada en ingredientes botánicos, un producto se diseña en capas desde su raíz, en dirección ascendente, hasta llegar a la fracción aromática. Esta es la forma y el modo que elegí para mi trabajo porque de cierta forma evoco la manera como una planta crece y está orgánicamente constituida.

Una imitación no pretenciosa, sino amorosa, del patrón de la naturaleza en una planta.

Al empezar a planear un producto y su formulación, y después de hacer apuntes, investigación de ingredientes, notas y más notas, tomamos como punto de partida esa increíble sustancia que una planta produce en su metabolismo primario: los aceites. 

Los aceites son la reserva energética, cargada de elementos vitales. Los aceites en una planta normalmente se encuentran en semillas y a veces en la pulpa de algunos frutos.

Mediante un proceso que es químico (los ingredientes en sí), pero también físico (la mezcla mediante fuerza mecánica)  se unen las cascadas de diversos aceites con la segunda fase (agua fresca, hidrolatos, infusiones) y así tenemos una hermosa "crema base" que en sí podría ser un producto terminado de efecto protector, de acción nutritiva y humectante.

Pero el proceso alquímico apenas empieza: hay una tercera fase, que incorpora los activos de mayor potencia. Estos van en menor cantidad en una formulación: pueden representar 1% al 10% del total de la fórmula según la sustancia en cuestión.

En esta fase se incorporan los factores de hidratación, los agentes emolientes, los estimulantes de la síntesis de colágeno, los antinflamatorios, los regenerantes, los protectores de tejidos, los astringentes, los reafirmantes... taninos, polifenoles, antioxidantes, saponinas, mucílagos, cada uno por distintas rutas va a hacer su magia donde le corresponda... un paquete cargado de activos al centro de la fórmula.

Y una cuarta fase: la fracción aromática: los aceites esenciales verdaderos.

En el diseño de una formula realmente natural, basada en plantas, el aroma del producto no sólo es un perfume que "huela rico" y sea atractivo. Su aroma es el de su intencionalidad. Si la intención de la fórmula es estimular regeneración y por ello el incienso está presente, el aroma del producto tendrá en su sinergia ese aroma del incienso...y así. Es un bello desafío aromático lograr que esa funcionalidad además huela delicioso.

Natural no significa suave o neutral. A veces pasar de la petrocosmética a usar productos naturales le pide un periodo de ajuste a tu piel y a tu percepción. Son aromas y texturas nuevas. Distintas. Vivas. Reales.

 

Deja tu comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados