El maravilloso poder del aceite de hemp

El aceite de cáñamo, o hemp, proviene de la presión en frío de las semillas de una planta controversial y famosa, Cannabis sativa, y en particular de una variedad cultivada especialmente para producir mucha semilla y cantidades insignificantes de cannabinoides (CBD, THC etc).
Esto quiere decir que, para tranquilidad de unas y desilusión de otras, el aceite de hemp no tiene un efecto psicotrópico y es perfectamente legal.
Es considerado uno de los aceites más ricos y efectivos en usos medicinales, nutritivos y cosméticos.
Aunque se trata de una grasa, tiene una gran fluidez que se absorbe rápidamente en la piel sin tapar
los poros, proporcionando un equilibrio entre la hidratación y la nutrición que requiere la barrera
cutánea.
Su contenido de ácidos grasos tiene una composición muy equilibrada, poco común, que lo hace especial, y que le otorga sus valiosas características anti-inflamatorias, de soporte al sistema inmunológico, y lo hace efectivo en el cuidado de pieles atópicas y otras condiciones cutáneas.

El aceite de hemp es un emoliente que nutre y repone los ácidos grasos de la propia piel hasta en un 80%, manteniendo un equilibro entre la hidratación y humectación de ésta.
Su perfil asombroso de aminoácidos, ácidos grasos esenciales, vitaminas A, C y E, minerales nos permite beneficiarnos de todas sus virtudes:
1. Regenera la piel madura, haciéndola recuperar su vitalidad.
1. Hidrata y nutre, suavizando las líneas de expresión.
2. Equilibra pieles apagadas, deshidratadas.
3. Reduce y atenúa ciertas inflamaciones e irritaciones de la piel.
La poderosa combinación de ingredientes que actúan con el aceite de hemp en la fórmula de nuestro dúo facial de crema y serum, promueve desde dentro la síntesis de colágeno, y al mismo tiempo equilibra ciertos desórdenes de la pigmentación, pues sus activos están formulados para apoyar al organismo en la regulación de la síntesis de melanina para unificar poco a poco el tono de la piel.

En general, el dúo está formulado para ofrecer un efecto equilibrante en todas las pieles, sin
embargo, es más efectivo para pieles maduras, o pieles sensibilizadas, por su natural acción
fortalecedora y regenerante. Estas cualidades lo hacen muy adecuado también como fórmula de
noche, que es cuando la piel, y en general nuestro organismo, entra en “modo de reparación”
mientras dormimos.
¡La calidad de tu sueño es vital!
Dormir es también un elemento esencial en tu rutina de cuidado de la piel.

De noche, o de día, seas joven o madura: aplícalo amorosamente.

 

Deja tu comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados