#Greenbeauty y las preguntas más frecuentes. Parte I 

Mantener una comunicación viva y constante contigo es uno de los dos aspectos que más valoro de mi trabajo. Para hacerla más fluida y dinámica, voy a compartirte en varias partes las preguntas más frecuentes, las dudas y los mitos más extendidos acerca de la cosmética verde y la formulación orgánica. Y en particular acerca de la propuesta de autocuidado que he ido desarrollando para nosotras desde las Hierbas del Alma.

1. Quiero usar productos de autocuidado y belleza más naturales ¿Por dónde empiezo?
Creo que la rutina de cuidado de la piel y la selección de nuestros productos de belleza es una elección muy personal, y todas tenemos preferencias y productos que nos encantan, pero si estás pensando en "enverdecer" tus rituales de belleza, o si te preocupa todo el tema de las sustancias tóxicas (disruptores endócrinos, o sustancias carcinogénicas) podrías seguir este recorrido como sugerencia de inicio en tu transición: a) empieza por elegir una opción natural de crema hidratante (tanto la facial como la corporal) b) siguiente paso podría ser cambiar los productos de tu rutina de limpieza, c) después incorpora un par de serums. La idea es ir integrando poco a poco los nuevos productos a los pasos de tu rutina de cuidado, con algunas sugerencias adicionales:
a. Sustituye tus productos conforme los vas terminando. Tu sabes lo caro que
resulta descartar toda una colección de productos convencionales, y comprar toda una colección nueva y natural. Después de un tiempo tendrás todo el rango de productos naturales en casa.
b. Dale prioridad a los pasos de tu rutina que más te importan y a aquellos
productos que usas con más frecuencia o con más "intensidad", como cremas hidratantes faciales y corporales. En suma, busca primero las versiones orgánicas de los productos que usas con mayor frecuencia y cantidad, y ve gradualmente explorando nuevos territorios naturales. Las lociones y cremas de cuerpo entero, las cremas faciales y los aceites que aplicas a tu piel para permanecer (leave-on) deberían siempre ser de mucha calidad y por supuesto de origen orgánico, jamás petroquímico. Lo que me lleva al siguiente punto: 
c. Ten conciencia de que existe el "GREEN WASHING", una forma de "lavado verde" o "eco-blanqueado" que es un término usado para describir las prácticas de marketing y de relaciones públicas que muchas marcas grandes y pequeñas utilizan para comunicar falsa o desviadamente que sus productos son naturales, o sus servicios y procesos son respetuosos del medio ambiente. Te invito a buscar por ti misma algunos recursos de investigación, que te permitan tomar decisiones más efectivas.
  
d. Si estás preocupada porque tu piel pueda reaccionar con brotes o sensibilidades durante la etapa de cambio, puedes intercalar tu producto de siempre con el nuevo producto natural, un día uno, otro día el otro, aumentando poco a poco la frecuencia de uso del nuevo producto. En mi experiencia alternar no suele ser necesario, pero cada mujer lleva una piel diferente y única. Tú te conoces bien, y conoces a tu piel. Pregúntale y concédele un período de ajuste.
e. No estamos hablando aquí de cuestiones superficiales, aunque el tema sea "cosmético". En realidad estamos hablando de tu cuerpo. La decisión personal de evitar ciertas sustancias e ingredientes, de investigar por tu propia cuenta los productos que utilizas, encontrar soluciones a tus inquietudes y temas de belleza y sobre todo darle la importancia que merece a tu propia persona es una de las posturas más valiosas que puedes tener como consumidora. La verdadera belleza es sinónimo de salud, equilibrio y bienestar.
f. Menos productos es mejor. Es verdad que nos encantan los aromas, las texturas, y sobre todo las promesas que leemos en los productos de belleza, y vamos llenando nuestros estantes de decenas de productos, pero una vez que conozcas muy bien las necesidades de tu piel y descubras aquellos rituales que le sientan bien, procura optimizar la cantidad de productos que utilizas, privilegiando la calidad.

2. ¿Realmente todos los productos cosméticos con petroquímica son malos para la piel? 
Estoy convencida de que la cosmética natural -con ésta me refiero a la cosmética que no contiene ingredientes derivados del petróleo, bien formulada y con ingredientes de calidad, es infinitamente mejor para la piel que la más alta cosmética de base petroquímica (léase en etiquetas palabras como parafinas, petroleum jellys, siliconas, carbomeros, fragancias, aceites minerales o perfumes).
 
Hoy no tenemos ninguna duda de que una alimentación natural, variada, con mínimos productos procesados, con alimentos libres de sustancias tóxicas, es lo mejor para nuestra salud interna ¿Por qué tendríamos un criterio diferente respecto al cuidado de nuestra piel?  Es verdad que la industria del cuidado personal está enmarcada en regulaciones para minimizar los riesgos a la salud, y existen controles y estándares para que los productos que usamos nos dañen lo menos posible, pero hoy sabemos que la piel es más que una envoltura protectora. Aplicarle sustancias sintéticas va afectando su capacidad natural de producir su propio manto hidro-lipídico, mantener un pH óptimo, promover su sana microbiota, y en general, de equilibrarse a sí misma. Creo que los productos sintéticos (y más del 90% de los productos de belleza lo son) desequilibran y despojan a la piel de su capacidad natural de mantenerse saludable. 
3. ¿Los ingredientes en los productos de ANA BLANCO son realmente naturales?

SI. Estamos siempre en busca de ingredientes naturales de calidad trazable, y fortalecemos paso a paso, tanto nuestro propio laboratorio de producción de extractos en el que utilizamos plantas de cultivo propio libres de pesticidas, como la relación que establecemos con productores del campo. En el caso de ingredientes especializados, que requieren tecnología más industrial para producirse -emulsionantes, activos especiales, conservadores- elegimos aquellos que nos pueden garantizar su certificación ecológica. Nuestra materia prima tiene diversas certificaciones: ECOCERT, Demeter, Natrue, Soil Association...

 

4. ¿Cuál es el mejor momento para aplicar un aceite facial? 

Recomiendo en general aplicar tus aceites faciales (serums oleosos) después de tu limpieza y tu tónico, tanto en tu ritual de mañana como el de noche. Sin embargo, te invito a explorar otras formas posibles de usarlo según tus propias necesidades. Puedes aplicarlos en dúo con su crema hidratante, o solo, dependiendo de lo que tu piel pida en ese momento.  Lo más importante es conocer bien tu producto. Aplica unas gotas en el dorso de tu mano, obsérvalo, inhala su sinergia, ayuda a que penetre utilizando movimientos suaves pero firmes, que generen una sana fricción y un calor ligero que despierte la circulación en tu piel y favorezca su penetración. Al ser productos naturales tienen cualidades orgánicas, y van a hacer sinergia con la bioquímica y respondiendo al estado de tu piel, y esa parte es muy interesante pues establecerás una interacción real con tu producto. Me parece que esa experiencia no nos la puede ofrecer un producto sintético e industrial.

* Un tip: los aceites se asimilan mejor sobre la piel ligeramente húmeda.  
5. ¿En qué orden debo aplicar los productos? 
1. Limpieza de tu piel. 
Nuestros rituales sugeridos incluyen * Sáuca, aceite facial, * Oliva y Avena: jabón de castilla suave, o alguna de nuestras barras faciales solidas, según las necesidades de tu piel.

2. Tonifica e hidrata con el tónico de Rosas y Benjui o las distintas aguas florales (próximamente). Los tónicos equilibran el Ph de tu piel, pero también potencian la asimilación de los nutrientes que reciba en el siguiente paso del ritual.

3. Nutre y sella la hidratación con las pociones faciales y los serum oleosos.

4.- Utiliza un protector solar de buena calidad. 
* Tip: si te sucede como a mí, que mi protector solar me deja un poco seca y tirante la piel, mézclalo con unas gotas del serum oleoso que hayas elegido. 

5. Si usas maquillaje, procura esperar unos minutos antes de aplicarlo para permitir que tu piel asimile el ritual de cuidado amoroso que acabas de prodigarle. Mi sugerencia es que tu maquillaje sea también de origen natural, o utilizar la menor cantidad posible de productos de base petroquímica sobre la piel.
6. ¿Es seguro utilizar tus productos si me aplico otras cremas con retinol?
Sí. Es seguro, sin embargo hay cosas que debes tener en cuenta cuando eliges usar retinoles como tratamiento anti-edad. 
El enfoque de nuestra formulación orgánica, y en general de la cosmética natural es ofrecer a tu piel rituales de cuidado que nutran, hidraten y fortalezcan las capacidades naturales de tu piel. Se trata de salud y equilibrio. La piel expuesta constantemente al retinol sintético mantiene un ritmo artificial y más intenso de recambio celular. Eso la convierte en una piel más sensible al sol, a la perdida de agua transepidérmica, y a ciertos productos que contengan alfa o beta hidroxiácidos (AHA´s y BHA´s), así como a los agentes exfoliantes en general. Cuida y observa sus reacciones.
7. ¿Qué significa que un producto sea de cosmética natural, botánica, o "green beauty"? ¿Cómo puedo saberlo?
Cada vez somos más personas que procuramos leer las etiquetas de nuestros productos. Busca la lista completa de ingredientes, y aunque entender el significado de muchos nombres raros toma tiempo, es básico identificar si un producto es de base petroquímica y sintética si contiene palabras como: parafina líquida, petrolato, aceite mineral, polisorbatos (o PEG´s), parabenes, perfume, dimeticona, trimeticona, cyclometicona, cyclopentaxilosano, trietanolamida, triclosan, sulfatos, propilenglicol, y todas sus variantes en idioma inglés. Es verdad que resulta difícil moverse entre tanta información que declara el origen natural de un producto, y que el marketing nos confunde con claims y publicidad sobre las bondades de lo natural en un fenomeno llamado "green washing".
Mi recomendación es que te tomes el tiempo para conocer esa marca que te interesa, y que busques en su listado de ingredientes, los nombres en latín que designen plantas, sobre todo al principio del listado. 
Por otra parte, por desgracia existe una creencia extendida en el mundo de lo natural que dice que "si no lo puedes pronunciar, no te lo apliques", y esto por desgracia no es realmente correcto. Por ejemplo:  el ácido caprilhidroxámico es un aminoácido derivado del coco, no tóxico para las personas, ni de origen petroquímico, contenido como factor de conservación en las fórmulas naturales (y es parte del grupo de factores de conservación ecocertificados de nuestra marca) y no es una palabra que resulte fácil de pronunciar.
Con el tiempo aprenderás a identificar los productos que hacen brillar de vitalidad a tu piel. Distinguir aquellos con los que reacciona bien y claramente con los que no. 
8. ¿Tus productos son veganos? No, pues utilizamos cera de abeja en algunos de nuestros productos. Hemos decidido dejar fuera de nuestras formulaciones la cera vegetal más utilizada como sustituto en cosmética vegana: la cera de candelilla, especie endémica de nuestro país (región noreste) porque su proceso de extracción involucra el uso de ácido sulfúrico, con afectaciones muy serias a la salud de los campesinos candelilleros, por los daños constantes al ecosistema donde crece silvestre la planta, y la presión de una demanda global tan alta que resulta muy difícil enmarcar su producción en programas de extracción sustentables. Creemos que es más congruente buscar nuestra cera alba -de abejas- con la garantía de que se extrae bajo condiciones de respeto, en apiarios responsables. Empezamos un programa de incorporación de otras ceras vegetales muy interesantes, explorando su viabilidad y la sustentabilidad de los medios de obtención.
9. ¿Cuál es la vida de anaquel de tus productos? Elaboramos productos naturales, y lo natural, tiene, por naturaleza, una vida mucho más corta que un producto sintético que puede esperar por años en un estante. La cantidad de producto en cada envase y el factor de conservación que utilizamos, te garantiza su frescura y potencia por seis meses. Otra garantía es el hecho de producirse en lotes pequeños, lo que significa que tu producto estará elaborado siempre recientemente y va a contener conservadores ecocertificados. Pero también es importante recordar que existe una responsabilidad por parte tuya: Por favor, protege tu producto del calor y de la luz solar directa, mantenlo cerrado correctamente (el oxigeno también degrada lo natural) y sobre todo, aplícalo con constancia. Está hecho para que lo uses, y lo termines en un lapso de tiempo de entre 3 y 6 meses una vez abierto.

 

Deja tu comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados