Lo que quiero hacer contigo

 

Quiero invitarte a un re-descubrimiento más natural y gozoso del cuerpo a través de un breve ritual amoroso diario. Un ritual de reconexión desde la piel.

Esta es una invitación a reconocer tu belleza específica, y no la de una modelo inalcanzable, plástica y perfecta.

Una invitación a confiar en tu intuición como poderosa brújula -porque "sabes con el cuerpo"; y a través del cuerpo y sus señales decides, eliges, transformas.   

Una celebración de tu poder femenino desde lo sutil, la guerrera, la hermana, la amante. La bruja, en el mejor sentido de la palabra: la healer, la que se comunica con las plantas, la que sana y se sana a sí misma.

Una celebración de tu sabiduría encarnada, y digo encarnada porque nuestro cuerpo la expresa:  en su ciclicidad, en sus bio-ritmos, en su capacidad para gestar la vida, y después para nutrirla y cuidarla. Por eso, reconciliarnos con nuestra naturaleza es la llave de muchas respuestas urgentes para este tiempo.

Ofrecemos un inmenso servicio al mundo si nos vivimos sin dudas; dejando atrás patrones de inseguridad, dependencia, juicios negativos y prejuicios sobre nuestro cuerpo, sobre nuestra edad, sobre nuestro atractivo, para realmente expresar todo aquello que sabemos -¡porque lo sentimos!- importante.

Amando tu cuerpo, sosteniendo la confianza en tu intuición, y permitiendo que se exprese serenamente en lo que haces. Tu poder está en tu centro, en tu núcleo, en tu corazón. Esa es la plenitud. Y es que una mujer que sin dudas se siente a gusto en su piel es una fuerza de la naturaleza. 

La celebración de la belleza propia es un acto empoderante. Es un gesto desafiante, que nos invita a vivir nuestra sensualidad sutil, íntima, hacia adentro.

Una sensualidad que no va dirigida a gustar o a ser aceptada, sino a sentirte abiertamente a ti misma.

Es auto-amor. Y el amor auténtico y completo de una mujer hacia sí misma es en realidad medicina para el mundo.

1 comentario

Gracias Ana. Leerte por la mañana es nutrición para mi mente,aún más porque el solesito me baña y purifica de inquietudes que quedaron en mente por sueños que se presentan mientras descanso. Es un Agradecimiento saberme que los años puedo hacerme más sutíl ante verme a mi misma más Bella y sentir Amor por mi piel y por los pensamientos que me regala la Naturaleza. Gracias por la inspiración que me dá tu creación y recordar apliquese Amorosamente. Acariciarme Amorosamente es sentirme viva.

Fernanda Prieto octubre 16, 2019

Deja tu comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados