Ana Blanco MX

Jabón de Aleppo

$ 120

El jabón de Aleppo es el origen de todos los jabones sólidos en el mundo. Su receta, con solo tres ingredientes, y un proceso de curado largo -9 meses o más- se mantuvo vigente hasta hoy. No sé qué ha sido de las almonas -los talleres jaboneros- en Aleppo, devastada por las bombas, ni sé de la suerte que habrán corrido las familias que sostuvieron la tradición jabonera. Pero el jabón de Aleppo sigue siendo, para mí, uno de los mejores jabones en el mundo.

A partir de la receta original: aceite de oliva virgen, aceite de bayas de laurel, ambos prensados en frío, y cenizas minerales (carbonato de sodio) se fueron derivando y transformando las recetas históricas que llegaron a Europa via la ocupación árabe entrando por España, alcanzando Francia y dando origen a otros dos jabones de fama: el jabón de Castilla -o “blanco de Triana”, y después a la próspera industria jabonera francesa, en el puerto de Marsella.

Mi receta no quiere ser una copia del jabón original, sino rendirle un homenaje a sus increíbles propiedades en la piel, a la tradición jabonera milenaria en Aleppo y a los maestros artesanos que la sostuvieron hasta hoy:

Aceite de oliva extra virgen y aceite crudo de bayas de laurel, saponificados en frío y madurándose en reposo durante varios meses. 

Modo de uso:

Aplíquese amorosamente sobre toda la piel de cuerpo húmeda. Enjuáguese con abundante agua. 

Ingredientes/INCI:

Aqua, Sodium hydroxide, Sodium lactate, Olea europaea oil, Laurus nobilis fruit oil, Laurus nobilis essential oil.

También te puede interesar

Vistos Recientemente